Propone Mary Carmen Bernal Martínez incluir la figura de revocación de mandato en la Constitución Política

Con esta modificación se reforzará la participación activa a la sociedad
• Una verdadera democracia exige mayor participación ciudadana

La diputada Mary Carmen Bernal Martínez propuso reformar la Constitución Política a fin de incluir la figura de revocación de mandato, para que la ciudadanía pueda destituir, mediante votación, a un funcionario público antes de que expire el periodo para el cual fue elegido.

En tribuna, la congresista explicó que con esta modificación se busca que los derechos de la población no se queden en una mera facultad, en una utopía legal, por el contrario, que en el ámbito del derecho político-parlamentario se refuerce la participación activa a la sociedad.

“Las y los mexicanos deben ser escuchados de manera efectiva en los procesos legislativos, se requiere su injerencia total en la vida política, social y política del país”, manifestó la legisladora.

La petista michoacana ahondó que con esta iniciativa, que pretende reformar los artículos 35 y 73 de la Carta Magna, se dará cumplimiento a la exigencia de la sociedad, de que los representantes populares trabajen de manera adecuada y transparente en las funciones para las que fueron elegidos.

“La revocación abre la posibilidad a la ciudadanía para que, una vez satisfechos los requisitos correspondientes, se someta a consulta la remoción de un funcionario público electo”, precisó.

En el GPPT, continuó, sabemos que una verdadera democracia exige mayor participación ciudadana en la toma de decisiones y también demanda que los representantes populares cumplan de manera adecuada y transparente las funciones encomendadas, por eso vemos necesario dotar a la población de los mecanismos tendientes a exigir ese cumplimiento.

Bernal Martínez externó que la revocación de mandato surge como una forma para que el pueblo puede remover al funcionario que ha incumplido sus promesas o ha llevado a cabo una administración pública deficiente.

“Los actos de corrupción de las administraciones federales anteriores son el claro ejemplo de que ante el descontento popular se debe dotar de las herramientas necesarias para extirpar a los malos funcionarios”, señaló.

Agregó que si hace años se hubiera legislado en materia de revocación de mandato, la administración de Peña Nieto, por solo dar un ejemplo, no hubiese concluido su periodo. “Los temas más indignantes para la sociedad, como es el caso de Ayotzinapa o la Casa Blanca se dieron en los primeros dos años de su mandato; eso era suficiente para solicitar su revocación”, concluyó.