¿Qué es el Programa de Frontera Norte?

Es un proyecto que se basa en medidas complementarias sobre las cuales se articulan los estímulos fiscales que consisten en una reducción de la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a ocho por ciento, y una reducción de la tasa del Impuesto sobre la renta (ISR), a 20 por ciento.

Estos estímulos fiscales para la atracción de inversión se suman al precio de los energéticos. Los energéticos son un costo de vital importancia para las empresas; por lo que se ha determinado poner tasa cero de IVA a la gasolina y el diésel.
Con este programa se podrá disminuir la brecha que existe entre el precio de la gasolina y el diésel a lo largo de los estados que hacen frontera con los condados del lado estadounidense.
Sobre este tema existe una enorme diversidad: es muy distinto, por ejemplo, el precio de la gasolina en el estado de Texas que el precio de la gasolina en la ciudad de San Diego, California. Por ello, lo que se trata de hacer es reducir simplemente esa brecha a fin de estimular a las empresas y proveerlas de un costo de energéticos más bajo.
Estas medidas sobre precios de energéticos, así como estímulos fiscales, van acompañadas de un aumento al doble del salario mínimo. La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI), aceptó la propuesta de aumentar el salario mínimo general a 102 pesos diarios, así como la propuesta de crear un área de salarios mínimos para la frontera norte.
De esta forma, el precio del salario mínimo de la frontera norte estará en 176 pesos, lo cual representa el doble del salario que operaba durante el 2018. En el 2019, arrancamos con un salario de 176 pesos diarios en 43 de los municipios que colindan con la frontera de nuestro país.
Fuente: Dra. Graciela Márquez Colín, Secretaria de Economía.