martes, febrero 27, 2024
Poder Judicial
HomeEsMichoacanEn México, las provocaciones de AMLO pronto pueden hacer que maten a...

En México, las provocaciones de AMLO pronto pueden hacer que maten a los opositores

Para el historiador Enrique Krauze, el presidente califica a sus críticos como “enemigos del pueblo” a los que se les debe exhibir su información personal, como documentos fiscales y propidades

En el invierno de 1170, en su castillo de Normandía, el rey Enrique II estaba furioso porque Thomas Becket, arzobispo de Canterbury, había excomulgado a varios de sus leales obispos. Se dice que exclamó: “¿Nadie me librará de este molesto sacerdote?” Al escuchar esto, cuatro caballeros viajaron a Canterbury, donde asesinaron a Becket. Cuando estalló el escándalo que siguió, Henry insistió en que se había malinterpretado su declaración. No lo había dicho como una orden.

Una historia similar se está desarrollando ahora en México. Desde Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien aún no es un gobernante absoluto pero parece aspirar a serlo, está furioso con sus críticos, casi todos periodistas, escritores e intelectuales. Regularmente hace declaraciones públicas denunciándolos, y no duda en dar los nombres completos de las personas, en declaraciones que fácilmente podrían ser “malinterpretadas”. Lo ha hecho innumerables veces, ante una audiencia de millones.

López Obrador tiene un espectáculo llamado “La Mañanera”, que se puede traducir como “madrugador”. Salió al aire el 3 de diciembre de 2018, dos días después de que asumió el cargo. Todas las mañanas de 07:00 a 10:00 horas, cinco días a la semana, el presidente da una conferencia de prensa simulada, a la que muy pocos periodistas independientes pueden asistir o hablar. El vocero del presidente también rara vez habla, sino que prepara preguntas y las distribuye a los periodistas de confianza. Es AMLO quien habla.

Sus discursos están plagados de ataques ad hominem. Hace cinco años, el escritor Gabriel Zaid compiló una lista de los insultos de López Obrador contra cualquiera que quisiera desacreditarlo. En ese momento, la lista ascendía a 80. Hoy, seguramente es más larga.

López Obrador también se entrega a la calumnia y la difamación. Cualquiera que lo critique es parte de una conspiración dirigida a su derrocamiento. Todos sus críticos son corruptos, impulsados únicamente por intereses materiales. Con frecuencia se refiere a sus críticos como “enemigos del pueblo” y muestra públicamente su información personal (documentos fiscales, propiedades, fotos, videos) para revelar sus ingresos e insinuar que los obtuvieron por medios de mala reputación.

Entre un grupo de críticos considerados “enemigos”, he estado entre los más atacados. Hasta la fecha, he sido mencionado —insultado, calumniado, difamado— 298 veces. Aunque he sido un crítico abierto de todos los gobiernos mexicanos desde 1970, AMLO me ha acusado de haberme vendido a estos gobiernos anteriores y de conspirar para traerlos de vuelta al poder.

López Obrador está resentido conmigo desde que lo critiqué públicamente un mes antes de las elecciones de 2006 (que perdió por un margen de 0,58 por ciento). Me ha acusado de ” querer aplastar al pueblo ” y de ” causar un gran daño a México “. Me ha acusado de ” realizar una estrategia ” para derrocarlo. Dijo que le he ” pedido al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que intervenga en México ” para que nombre un embajador (presumiblemente yo) para preparar un golpe. No hace mucho, instó al público a encontrar la dirección de mi casa para poder revelarla a los medios.

El presidente sostiene que sus ataques son jurídicamente inobjetables. Bajo la ley mexicana, las figuras públicas pueden esperar estar sujetas a un mayor escrutinio que los ciudadanos privados. Este escrutinio puede ser severo, agresivo e incluso ofensivo. El umbral de escrutinio aceptable pretende ser directamente proporcional a la relevancia de la persona en la vida pública. Todos los críticos problemáticos de López Obrador son figuras públicas. Entonces, razona el presidente, todoesto es juego limpio.

Pero la ley está destinada a proteger la libertad de expresión, no a dar licencia al gobierno para sofocarla. El presidente ataca personalmente a sus críticos desde la sede del poder ejecutivo y utiliza dinero público para hacerlo. Sus mensajes y ataques son parte integral de los comunicados oficiales y transmisiones gubernamentales, que a su vez se multiplican exponencialmente en las redes sociales. La persecución a López Obrador tiene como objetivo inhibir la libertad.

¿Existen medios legales de recurso? En teoría, sí. En la práctica, no. Una característica de la constitución mexicana que ha sido motivo de orgullo durante mucho tiempo es el “Amparo”, o recurso de protección, que protege a las personas contra los abusos de la autoridad del gobierno. Si los agraviados invocáramos esto, podríamos señalar la vulneración de varios derechos humanos consagrados en nuestra constitución: el derecho al debido proceso y a las garantías judiciales, a la vida privada, a la libertad de expresión, a difundir la propia ideas y el derecho de réplica.

Pero el presidente no respeta estas protecciones.

Entonces podríamos recurrir a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y, a su vez, remitir nuestros casos a instituciones internacionales, lo que podría generar algún tipo de protección. En la práctica, sin embargo, la comisión está completamente subordinada al gobierno. Incluso, si un organismo internacional diera un fallo favorable, el presidente probablemente no cumpliría.

A la vista del mundo, López Obrador nos está conduciendo por el camino hacia un estado de partido único bajo el control de un solo hombre. La causa de la libertad es lo que se interpone en el camino de cualquier intento de acabar con la democracia. Los críticos problemáticos nunca nos cansamos de señalar esto.

López Obrador dijo que ver el trabajo del periodista Ciro Gómez Leyva te puede dar “un tumor cerebral”. La misma semana se atentó contra la vida del conductor y locutor de noticias. Los que están detrás del intento nunca han sido encontrados, y con toda probabilidad, nunca lo serán. El presidente declaró que “podría haber sido un autoataque, no porque él lo inventó, sino que alguien lo hizo para afectarnos”.

Puede que solo sea cuestión de tiempo antes de que uno de los críticos de López Obrador sea asesinado. En ese momento, el presidente dirá que todo fue un complot para derribarlo. O, como el rey Enrique II, podría decir que todo fue simplemente “un malentendido”.

INFOBAE

RELATED ARTICLES