“Hoy, más que nunca, se hace urgente mantener vigentes los principios y derechos que costaron la lucha de miles mexicanos y que quedaron plasmados en la Constitución de 1917”, afirmó el diputado Octavio Ocampo Córdova.

Durante el acto en Zitácuaro, en el que se conmemoró la promulgación de la Constitución de 1917 – evento en el que fungió como orador oficial –, el diputado integrante de la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado, refirió que, ante el riesgo de que se conforme la llamada Constitución Moral, que enarbola el proyecto de la 4T, se debe defender nuestra Carta Magna, pues dicha propuesta representa una amenaza para los derechos humanos consagrados en el pacto federal.

Bajo ninguna circunstancia se debe retroceder, por lo que, debemos mantener, más que nunca, vigente la Constitución de 1917, la cual está conformada por 136 artículos, resultado de un proceso y lucha histórica, que, si bien, puede ser fortalecida, no se puede hacer de lado los derechos y los cimientos de la democracia”, resaltó.

Ocampo Córdova recordó que México celebra hoy 103 años de la promulgación de su Constitución de 1917, documento fundamental de un Estado y compuesto por un conjunto de normas supremas que rigen la estructura y las relaciones entre los poderes públicos y que además son rectoras de la convivencia de los individuos frente al Estado, “es entonces – por definición – el documento por excelencia que hace a la sociedad”.

Ante funcionarios, representantes de instituciones educativas y población en general, el diputado local por el Distrito de Huetamo, hizo mención que en nuestra Ley Fundamental se define nuestro sistema de gobierno, las expectativas sobre el desarrollo social que debe tener el país, la manera en la que se busca dar protección a los derechos, la forma en la que se deben de llevar a cabo las relaciones entre gobernantes y gobernados y las necesidades en materia de justicia.

“La de 1917, es la constitución mexicana que más vigencia ha tenido y además una de las más antiguas en todo el mundo; es la síntesis de la evolución jurídica, política y social de México”, sostuvo.

La Constitución de 1917, subrayó, concibió a México como una república federal y democrática, donde todo poder público dimana del pueblo, definiendo lo que significa ciudadanía y la organización del gobierno; asimismo, enumera una serie de derechos humanos básicos para todos los mexicanos, sus derechos individuales y sociales: el derecho al trabajo, incluyendo el salario mínimo, la protección a los trabajadores, la libre organización, el derecho a huelga, la libertad de creencias y la separación de religión y política.

Llamó a hacer valer los derechos consagrados en la Constitución, como lo es el acceso de la población a derechos básicos como salud y educación y, recordó, que constituyentes de 1917 imaginaron un país de derechos, sin exclusiones ni abusos y 103 años después, el mayor déficit de México sigue siendo la pobreza de millones y la abismal desigualdad.

Por lo que, manifestó que la libertad, democracia y justicia social, así como la soberanía popular, los derechos humanos, la división de poderes y el sistema representativo y federal, debe estar garantizado en todo momento.

“La Constitución es así nuestro proyecto nacional. Es nuestra unidad dentro de la diversidad, la permanencia de nuestros valores en el marco de los cambios, la mejor garantía de conquistar una vida civilizada”, afirmó.

Finalmente, Octavio Ocampo refirió que la Constitución es el pacto jurídico, político y social sobre el cual se asienta la vida de las y los mexicanos; baluarte de nuestras libertades y aspiraciones que nos garantiza a todos autonomía, emancipación y la igualdad ante la ley.