En Michoacán es necesario reformar el Codigo Penal del Estado, para que se establezca castigar el acoso escolar, y garantizar el principio pro persona y el interés superior de las y los niños, afirmó el diputado local Octavio Ocampo Córdova, integrante de la Comisión de Educación en la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado, quien urgió a que se dictamine la iniciativa mediante la cual propuso calificar como delito el bullying, dentro del marco normativo.

Durante su visita a varias escuelas del Distrito de Huetamo, el diputado local habló de la importancia de que los maestros, padres de familia y alumnos cierren filas para combatir eficazmente el fenómeno del bullying.

Coincidió con los presentes sobre que es apremiante y de carácter urgente legislar en este tema y confió en que podrá cristalizarse en Michoacán la iniciativa que presentó, con lo que la entidad se pondrá a la vanguardia al establecer mayores mecanismos que protejan a los menores, aunado a que se deben implementar acciones paralelas, mediante las cuales se informe y apoye a toda la sociedad para que se aporte a eliminar la violencia escolar, tarea en la que es fundamental el respaldo de la familia en su conjunto.

Octavio Ocampo enfatizó que el bullying no es un juego de niños, ya que se afecta de manera grave la salud emocional de los menores, por ello, desde la LXXIV Legislatura Local es indispensable que se legisle en la materia.

“Todos debemos sumar esfuerzos, no queremos niños violentos ni violentados; nuestra sociedad es dinámica y por ello el derecho también debe transformarse día con día y adaptarse a nuestra realidad, para combatir desde todas las trincheras la violencia”.

Con la reforma que impulsa Octavio Ocampo, los padres de familia deberán que tener mucho más cuidado en la educación y formación de sus hijos, y a su vez los maestros y directivos de las instituciones tendrán que ser más vigilantes y atender y denunciar cualquier caso que se presente.

“Toda nuestra sociedad debe tomar conciencia de que este fenómeno no debe ser visto como normal, y se debe actuar en consecuencia, si hay un caso de bullying, el niño ya no quiere ir a la escuela y está deprimido, por lo que se tendrá que ir a la escuela y pedir que se investigue, diagnostique y sancione a los responsables; el problema es que el responsable de hacerlo son los maestros y directivos y si hubiese un sancionado tendrían que ser ellos mismos. Una trampa insalvable”.

Dicha iniciativa de reforma que presentó en noviembre pasado está encaminada a fortalecer el marco legal para que las niñas y niños vivan una infancia y adolescencia feliz y libre de violencia, por lo que es necesario que el marco legal se actualice y atienda la realidad que padecen millones de jóvenes.