Instituto Nacional de Migración (INM), adscrito a la Secretaría de Gobernación, avanza en el combate a la corrupción al implementar un nuevo sistema de trámites migratorios; además, permanentemente se lleva a cabo la supervisión de las personas servidoras públicas de la dependencia en todas las tareas a su cargo en el país.

A la fecha han ocasionado baja mil 48 personas funcionarias públicas, entre otras causas, por quejas, mala atención, actos indebidos y contrarios a la ley. Entre ellos ocho cargos de direcciones generales, 24 direcciones generales adjuntas, 48 direcciones de área, 127 subdirecciones, 201 jefaturas de departamento y 640 agentes federales de migración.

Como parte de esta dinámica, que se orienta a brindar un mejor servicio a los usuarios, el comisionado del INM, Francisco Garduño Yáñez, ha realizado visitas de supervisión y evaluación a 16 estados de la República.

El INM refrenda su compromiso en el combate a la corrupción y por una migración segura, ordenada y regular basada en el respeto pleno de los derechos humanos, con atención mayor a los grupos vulnerables.