HomeEsMichoacanContratación de militares y marinos registra crecimiento de 27% en el sexenio

Contratación de militares y marinos registra crecimiento de 27% en el sexenio

Al considerar los cambios propuestos para el 2023, la nómina del gobierno federal ha crecido 8% en lo que va del sexenio, más de la mitad del incremento se debe a contrataciones en las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina.

Con las proyecciones de contratación del gobierno federal para el 2023, las plazas para militares y marinos habrán crecido 27% desde el 2019, para llegar en conjunto a una nómina de 357,401 personas. El Paquete Económico entregado por la Secretaría de Hacienda a la Cámara de Diputados prevé un crecimiento en la nómina federal por cuarto año consecutivo.

De esta manera, para el siguiente año la administración encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador espera contratar 8% más de servidores públicos, más de la mitad de estas nuevas plazas corresponderían a militares y marinos.

Con las contrataciones planteadas en el Analítico de Plazas 2023, el gobierno federal habrá sumado 117,207 personas más al servicio público federal en su administración, éste es el saldo entre las nuevas vacantes y los recortes que se han realizado en otras dependencias. El 64% del total de nuevas plazas corresponde a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina (Semar).

En términos absolutos, para el 2023 la Sedena habrá crecido en 58,780 plazas desde que inició el sexenio; es decir, su plantilla laboral será 27% más grande que al inicio del sexenio, y pasará de 215,243 a 274,023 personas. Por su parte, la Semar tendrá 16,873 nuevos servidores públicos, lo que equivale a un incremento de 25% en cuatro años, al pasar de 66,505 a 83,378 plazas.

Para poner estos cambios en perspectiva, el crecimiento de la plantilla de la Defensa Nacional es cuatro veces superior al crecimiento de la nómina de la Secretaría de Salud y 1.6 veces por arriba del incremento en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

De acuerdo con los criterios generales del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2023 (PPEF), el 69.1% del presupuesto total de los ramos administrativos se concentra en cinco áreas: Bienestar, Educación, Salud, Turismo y Defensa.

En el caso específico de Defensa, el gobierno planteó a la Cámara de Diputados la asignación de 111,900 millones de pesos para actividades como:

  • Operaciones, despliegue militar y vigilancia del espacio aéreo nacional.
  • Coadyuvar con la función en apoyo a la Seguridad Pública, a través del Cuerpo de Policía
  • Militar.
  • Reforzar la operatividad entre la Secretaría de Marina – Armada de México para mejorar la coordinación y cooperación.
  • Coadyuvar en el fortalecimiento de la identidad nacional como factor determinante para el desarrollo integral del Estado Mexicano.
  • Participar activamente en los programas de salud y auxilio de las personas, así como la reconstrucción de zonas afectadas.

“El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación propuesto a la Sedena se ajusta a la disponibilidad presupuestaria para atender los compromisos Institucionales tales como (…) la contratación del personal profesional de la salud en beneficio del personal militar y sus derechohabientes, asimismo, para atención de la pandemia ocasionada por el virus SARS-CoV2 (Covid-19), entre otras funciones sustantivas encomendadas en la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y por el Ejecutivo Federal”, explica la Sedena en su estrategia programática para 2023.

Además de esto, específicamente para el 2023, de las poco más de 14,000 plazas que se crearán en la Sedena, el 69% corresponden a contrataciones para “distintos niveles para el Cuerpo de Policía Militar, en apoyo de actividades de seguridad pública”.

Personal médico avanza en contrataciones

No todo el crecimiento de la burocracia en el gobierno federal obedece a plazas para militares y marinos. El personal en las áreas de salud también presenta un crecimiento importante en lo que va del sexenio. Las contrataciones en este rubro han incrementado 9% desde 2019 entre las nuevas plazas en la Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

El IMSS es la institución con más contrataciones en el rubro de salud. De todas las nuevas plazas en el gobierno federal desde el 2019, el 31% son incorporaciones de personal médico al instituto.

En el polo opuesto, las dependencias que más recortes han tenido en su burocracia son la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que para el 2023 habrá perdido 2,663 plazas en total. Aunque en términos porcentuales, la más castigada será la Secretaría de Bienestar, pues desde el 2019 su nómina se habrá adelgazado 22%, misma reducción para la Oficina de la Presidencia.

El caso de la Secretaría de Gobernación (Segob) es atípico, porque si bien es la dependencia donde más reducción de plazas se ha presentado, con una baja de 68,797 burócratas en el acumulado, este adelgazamiento se explica por la creación de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y la transferencia de elementos de la Policía Federal a la Guardia Nacional que antes estaban adscritos a la dependencia.

Crece la nómina federal para el 2023

El PPEF 2023 prevé un crecimiento de 2% en las plazas de todo el gobierno federal en comparación con la plantilla de este año. En términos absolutos, serán 31,342 plazas que se sumarán al servicio público.

El 45% del crecimiento de la nómina para el siguiente año se explica por las contrataciones en la Sedena y otro 38% se debe a las proyecciones de nuevas plazas para el IMSS. El propio instituto explicó en su estrategia programática que su presupuesto para 2023 se destinará, entre otras vertientes, al “fortalecimiento de los servicios médicos de prevención y promoción a la salud, ampliación de la capacidad y calidad de los servicios como los Centros de Mezclas”.

El Paquete Económico también prevé la creación de 4,852 plazas en la Secretaría de Marina y ligeros crecimientos de la nómina del ISSSTE, con 651 nuevas plazas, y de la Secretaría de Educación, que incorporará a 217 servidores públicos.

Por otra parte, la Secretaría de Salud sería la dependencia más castigada en las proyecciones para la nómina del siguiente año con un adelgazamiento de 1,159 plazas, seguida de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana que recortaría 92 burócratas.

EL ECONOMISTA

RELATED ARTICLES