Fue un incansable defensor de la educación, consciente de la responsabilidad del Estado Mexicano para garantizar ésta en todos los rincones del país

Es deber de todo representante popular en México y particularmente en Michoacán, honrar en sus actos y ejercicio público el legado de Don Melchor Ocampo, ideólogo del movimiento de Reforma en nuestro país, subrayaron los diputados integrantes del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado.

En el marco del XLVIII Aniversario Luctuoso de Melchor Ocampo, los legisladores perredistas Araceli Saucedo Reyes, Norberto Antonio Martínez Soto, Octavio Ocampo Córdova y Antonio Soto Sánchez, apuntaron que más que con discursos es en la congruencia del hacer la manera de honrar al prócer michoacano.

Recordaron que Ocampo fue siempre un partidario fiel a la concepción de que la educación es el medio para lograr la regeneración social, principio que hoy más que nunca es necesario atender con toda prontitud frente a la problemática que en estados como Michoacán vive el sector educativo.

“Don Melchor Ocampo fue un incansable defensor de la educación, consciente de la responsabilidad del Estado Mexicano para garantizar ésta como vía no sólo para el pleno desarrollo de las capacidades de la persona, sino como puerta para el ejercicio cabal de los derechos y obligaciones”.

Por ello los legisladores perredistas resaltaron que abandonar a su suerte la educación, no sólo es renunciar a la responsabilidad que el Estado Mexicano tiene por mandato constitucional, sino condenar a la sociedad a falta de horizontes promisorios y perspectivas de desarrollo.

“En Michoacán vivimos en la actualidad una situación compleja en materia educativa, en donde los esfuerzos estatales son superados por una realidad que apremia al Gobierno Federal asumir la responsabilidad constitucional que tiene con todas las y los mexicanos, y de manera particular con las y los michoacanos”.

Subrayaron que hoy como ayer, Michoacán ha dado ejemplo de lucha para la solución de los problemas que le toca encarar, y que así como el Estado ha sido pieza fundamental y solidaria en el desarrollo nacional, hoy precisa respuesta y reciprocidad desde el Gobierno Federal.

Reafirmaron la convicción michoacana que legó el pensamiento de Don Melchor Ocampo, de que la educación impulsa el trabajo como fuente de superación individual y colectiva con el fin de alcanzar la igualdad que mandata la Ley.