Para disminuir el número de accidentes de tránsito y agresiones derivadas del consumo en exceso de bebidas embriagantes, el subsecretario de Seguridad Pública Carlos Gómez Arrieta, coordinó la instalación del operativo de alcoholemia en la ciudad.

Gómez Arrieta instruyó a los mandos de Tránsito y Movilidad del Estado a conducirse respetando los derechos humanos de quienes durante la contingencia estuviesen en estado inconveniente, proceder a la certificación médica de quienes estén ebrios e imposibilitados para conducir y garantizar la seguridad de los usuarios.

Por lo anterior, el subsecretario de Seguridad Pública verificó la instalacion de varios alcoholímetros en las avenidas con mayor número de vehículos circulares y donde se llegan alcanzar hasta 60 kilómetros por hora, lo anterior para evitar el mayor número de percances.