• Los flujos migratorios requieren acciones conjuntas, colaboración y diálogo de buena fe, afirma el presidente del Senado de la República.
  • Se reunió con el embajador de Guatemala en México, Mario Adolfo Búcaro Flores.

El presidente del Senado de la República, Eduardo Ramírez, se pronunció por que la frontera sur se convierta en un catalizador de desarrollo para combatir las causas estructurales de la migración y hacer de esa extensa región una zona más segura, inclusiva y competitiva.

En la recepción al embajador de Guatemala en México, Mario Adolfo Búcaro Flores, el senador confió en que, a pesar de las dificultades económicas y la pandemia, se agilice el Programa de Desarrollo Integral, que incluye acciones e inversión de ese país, El Salvador, Honduras y México.

Recordó que desde el florecimiento de las grandes civilizaciones mesoamericanas, la migración ha sido fuente de prosperidad, intercambios, entendimiento y vínculos culturales. México y Guatemala, asentó, son países de origen, tránsito, destino y retorno de migrantes.

Pero a partir de 2018, añadió, se ha generado un nuevo fenómeno que ha trastocado la política nacional y regional en esta materia y que crea nuevos retos: las caravanas migrantes, integradas principalmente por ciudadanos hondureños y salvadoreños en tránsito hacia Estados Unidos.

“En México sabemos que este proceso migratorio no puede abordarse unilateralmente, sino que requieren un enfoque regional y una gobernanza multilateral. Estamos convencidos de que los flujos migratorios requieren acordar acciones conjuntas y, por supuesto, la colaboración y el diálogo siempre respetuoso y de buena fe”, expresó Eduardo Ramírez.

Se requiere, señaló el presidente de la Mesa Directiva, de un dialogo constante, con una perspectiva de responsabilidad compartida, enfocada en la promoción del desarrollo y la seguridad.

“Por eso nos pronunciamos por atender este fenómeno a través del respeto a los derechos humanos de los hermanos migrantes, el combate a las causas estructurales que la originan y por facilitar una integración de los migrantes a la vida social, económica y productiva, pero de una manera ordenada”, apuntó.

Adolfo Búcaro Flores, en tanto, expresó: sabemos que podemos emprender esos proyectos de hermanamiento no sólo cultural sino de inversión, trabajo y de desarrollo entre nuestra naciones.

“La única forma en que podemos cambiar el destino de nuestras naciones es trabajar juntos para proveer de empleo. Destacó que gracias a que México abrió sus puertas y espacio aéreo durante la emergencia sanitaria, miles de guatemaltecos pudieron retornar a su país y hogar en medio de la pandemia, acotó.

Al encuentro, que se llevó a cabo en la antigua sede del Senado, en Xicoténcatl número 9, también asistieron el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Héctor Vasconcelos y la senadora del PRI, Beatriz Paredes Rangel.

Héctor Vasconcelos subrayó que históricamente nuestro país ha estado demasiado centrado en la frontera con Estado Unidos, en detrimento de la zona sur, por lo que es momento de replantear la importancia de los intercambios con Guatemala.