Italian Trulli
HomeEsMichoacanLa violencia en tiempos de AMLO: cuáles son los diez estados con...

La violencia en tiempos de AMLO: cuáles son los diez estados con más asesinatos

A nivel nacional se han registrado más de 80 mil casos de homicidios dolosos, según los últimos datos del gobierno federal presentados en Colima

En los casi tres años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, los mexicanos no han visto disminuciones significativas en el número de asesinatos, pues tan solo en 10 entidades se concentran 54 mil 500 casos de los 82 mil 281 en todo el país.

De acuerdo con datos de la administración federal, los estados más violentos desde diciembre de 2018 son GuanajuatoBaja CaliforniaEstado de MéxicoChihuahua, MichoacánJalisco, GuerreroSonoraVeracruz y la Ciudad de México.

La ola de homicidios dolosos que azota a la nación no distingue de colores partidistas, pues lo mismo se incluyen áreas gobernadas por Morena, el partido del presidente, el PAN, PRI y PRD, así como Movimiento Ciudadano, opositores a López Obrador.

Según el informe, se analizan casos del 1 de diciembre de 2018 a septiembre de este 2021.

Guanajuato, gobernado desde 1990 por el Partido Acción Nacional (PAN) tras la era del PRI, tuvo el aumento más drástico en asesinatos desde 2015.

Una de las principales causas fue la aparición del Cártel Santa Rosa de Lima, grupo criminal que prosperó a través del robo de combustibles y al cual le ha sido arrebatado el territorio por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Los reportes señalan que el estado contabiliza 8 mil 525 homicidios dolosos en el mandato de AMLO, es decir, el 10.3% de todos los registros a nivel nacional. Está por encima del promedio de los 32 estados hasta en 5 mil 954 víctimas.

Baja California, que se encuentra en segundo lugar de la lista, también fue gobernada por panistas en las tres últimas décadas; esos periodos ya arrastraban problemas de violencia, porque el estado colinda con Estados Unidos, principal mercado de narcotraficantes y donde también se asentó el Cártel de Tijuana.

Pero la llegada en 2018 del gobierno morenista de Jaime Bonilla no pudo disminuir la violencia en sus tres años de mandato, pese a la coordinación con el gobierno federal del mismo partido. Ahí se acumulan 7,548 homicidios dolosos.

Con Marina del Pilar de la misma facción, queda por ver si hay diferencias o la tendencia continúa al alza. Pues si bien los Arellano Félix ya no dominan en el estado, la narcoguerra sigue de la mano del CJNG y el Cártel de Sinaloa.

El Estado de México ha sido territorio de paso y operaciones de diversos grupos como los Beltrán Leyva y agrupaciones delictivas que rondan el área metropolitana de la capital del país. Actualmente está asediado por el CJNG y la Familia Michoacana.

Aunado los cárteles, esta demarcación destaca por su ola de feminicidios, asaltos y extorsiones al transporte público, así como robos a vehículos de carga y una suma de atracos a transeúntes. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) mantiene uno de sus últimos bastiones en esta entidad y no ha habido alternancia política.

Durante el periodo de López Obrador, en la entidad mexiquense, se han registrado 6 mil 929 ejecuciones, según los datos presentados en Colima, donde el mandatario acudió junto con su gabinete para respaldar a la nueva gobernadora morenista, Indira Vizcaíno.

En Chihuahua han alternado gobiernos panistas y priistas. Actualmente está Maru Campos del blanquiazul, partido que tampoco logró revertir el contexto de criminalidad con Javier Corral, tras la administración de César Duarte. Este último se encuentra en Miami sujeto proceso de extradición por desvíos millonarios y su gestión estuvo vinculada a los Zetas.

La disputa entre el Cártel de Juárez contra el Cártel de Sinaloa, que data al menos de 2004, ha sido un factor relevante en las ejecuciones, desapariciones y balaceras por la ruta de trasiego hacia el Paso, Texas. Con L{opez Obrador, la entidad suma 6,174 asesinatos.

Michoacán, donde comenzó la guerra contra el narco en 2006, ha sufrido los embates del Cártel del MilenioCártel de SinaloaZetasFamilia Michoacana Caballeros Templarios, hasta grupos de autodefensas que incorporaron a criminales del CJNG. Tras un rompimiento con el llamado cártel de las cuatro letras, facciones que se hacen pasar por guardias comunitarios no quieren perder la plaza en el oriente del estado.

Los michoacanos fueron gobernados por perredistas durante 20 años y con el arribo del morenista Alfredo Ramírez Bedolla el mes pasado, hay indicios muy complejos para controlar la situación. Si bien se promete un respaldo de López Obrador, ese gobierno acumula 5 mil 399 homicidios dolosos a mitad del sexenio.

Jalisco es bastión de los operadores de Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, líder del CJNG. Ahí han pasado gobiernos del PRI, PAN y actualmente Movimiento Ciudadano. Todos ellos solo han visto el crecimiento del grupo criminal que se expandió a otros 23 estados.

Desde que iniciaron las gestiones de AMLO se acumulan 5 mil 370 asesinatos. Gran parte de ellos localizados en las decenas de fosas clandestinas.

Guerrero alternó entre priistas y perredistas. El estado es propicio para la siembra de amapola, de donde se obtiene la goma de opio para la heroína. Aunque puertos como el de Acapulco son propicios para descargar cargamentos de cocaína provenientes de Centro y Sudamérica.

Evelyn Salgado, de Morena, está por cumplir un mes desde que asumió en el cargo el 15 de octubre. Bajo la sombra de su padre, el senador Félix Salgado Macedonio, y junto con la federación, deberá acabar con las decenas de remanentes de los Beltrán Leyva que se extendieron desde 2009.

Actualmente los Tlacos y la Bandera se disputan regiones de la sierra, aunque igual operan células del CJNG y del Cártel de Sinaloa. Lo mismo actúa la Familia Michoacana en zonas colindantes con el Estado de México. En los últimos tres años se registraron 3 mil 947 ejecuciones entre los guerrerenses.

Sonora tuvo un gobierno panista de 2009 a 2015 y luego volvió el PRI. El desierto, la frontere, así como la costa de esta entidad están en disputas por facciones del Cártel de Sinaloa y facciones de los Beltrán Leyva.

El ex secretario de Seguridad de AMLO, Alfonso Durazo, también ganó la gubernatura en julio pasado y lleva unas semanas en el poder. La estrategia que encabezó a nivel nacional disminuyó los asesinatos y su estado natal contabiliza 3 mil 668 casos.

Mientras que en Veracruz, donde ha dominado el PRI (salvo el periodo del PAN de 2016 a 2018), la administración morenista de Cuitláhuac García que llegó en 2018 tampoco ha podido controlar la violencia en estrecha coordinación con el gobierno federal. Lo mismo siguen operando remanentes del Cártel del GolfoZetas y el CJNG.

La Ciudad de México que gobernó la izquierda de la que proviene AMLO desde 1997, incrementó sus índices de violencia en 2010, con la titularidad del PRD encabezada por Marcelo Ebrard. En esos tiempos surgió la Unión Tepito y durante el periodo de Miguel Ángel Mancera, se negó la presencia de cárteles, lo cual contribuyó al crecimiento de los mismos.

Cabe recordar que la capital del país siempre ha registrado a grupos criminales, quienes se refugian, viven, pasean u operan en colonias populares y lujosas residencias. El aeropuerto internacional estuvo dominado por el Cártel de Sinaloa de la mano de los Beltrán Leyva para el envío de cocaína.

Claudia Sheinbaum, una de las favoritas para suceder a López Obrador en 2024, dejó el combate de la delincuencia organizada a Omar García Harfuch, proveniente de la camada de funcionarios corruptos como Luis Cárdenas Palomino Genaro García Luna. Los dos están acusados en Nueva York por ayudar al Cártel de Sinaloa en administraciones panistas.

García Harfuch implementó operativos que tienen como base labores de inteligencia, derivadas de su paso por la entonces Procuraduría General de la República. Actualmente se ha debilitado a la Unión Tepito y otros generadores de violencia, pero el narcomenudeo continúa.

Sin embargo, los asesinatos no cesan en la capital del país que, a su vez, es la más poblada de las 32 entidades. Los gobiernos morenistas a nivel local y federal han sumado 3 mil 384 asesinatos desde 2018.

Ya sea en el centro, norte, occidente, la costa Pacífico, el Golfo de México o el sureste, la violencia que vive el país sigue imparable. Con el paso de los años se ha agravado la situación, independientemente a la llegada de nuevos gobernantes. Aunque zonas como Tamaulipas o Zacatecas están en la segunda parte del listado, también son focos rojos por la narcoguerra.

INFOBAE

RELATED ARTICLES