Se busca prevenir enfermedades gastrointestinales

Morelia, Michoacán, a 1 de abril de 2019.- Para evitar enfermedades gastrointestinales y abatir riesgos de cólera en la entidad, la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), fortalece el Operativo de Cuaresma, mismo que arrancó el 6 de marzo y que concluirá el 28 de abril.

A través de la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coepris), y el personal de las 8 Jurisdicciones Sanitarias del Estado, se continúa con la verificación a establecimientos y puntos de venta de alimentos preparados con pescados y mariscos, así como donde se vende carne congelada y cruda, como mercados, tianguis y tiendas de autoservicio.

Hasta el momento, se ha realizado un promedio de 300 muestras a productos pesqueros y de mar, de las 529 programadas en el Operativo de Cuaresma, mismas que han sido enviadas para su análisis al Laboratorio Estatal de Salud.

Como parte del operativo, también se muestrea el agua y el hielo con el que se conserva el pescado en los puntos de venta, ya que se tienen programadas 550 verificaciones sanitarias a establecimientos ubicados sitios de mayor concentración turística o de elevado consumo de pescado, crustáceos, moluscos bivalvos, productos del mar cocidos y crudos, agua a granel, agua embotellada, hielo a granel en barra y hielo envasado.

Estas verificaciones se realizan de manera aleatoria, y, hasta el momento, no se ha detectado presencia de vibrio cholerae, ni tampoco salmonella. De ser así, el producto debe ser decomisado para evitar el consumo humano y la aparición de posibles enfermedades en la población.

Sumado a ello, la SSM reparte en esta época del año trípticos y folletos a los negocios de comida sobre los aspectos de conservación de alimentos a la población en general y a propietarios de establecimientos comerciales, además de que se realizan cursos, pláticas y asesorías sobre el mismo tema.

La SSM recomienda tomar precauciones al adquirir productos pesqueros, para reducir las enfermedades transmitidas por alimentos en mal estado, así que es necesario que al comprar pescados, mariscos y moluscos se observe que los ojos y piel sean brillantes, translúcidos y convexos y que no tengan aspecto viscoso (pegajoso).

Además, las agallas deben ser rojo intenso y las escamas no deben desprenderse fácilmente; cuando se trata de camarón y cangrejo, deben tener cáscara brillante y no se deben desprender patas y antenas; los ostiones, almejas y mejillones tienen que estar en su concha cerrada o ligeramente abierta y, en general, que ninguno huela mal.

Finalmente, se recomienda consumir alimentos sólo en lugares seguros y, los pescados y mariscos, de preferencia fritos o cocidos; también, lavar y desinfectar frutas y verduras.