Italian Trulli
HomeEsMichoacanMás que “abrazos no balazos”: cómo el Entendimiento Bicentenario cambia estrategia de...

Más que “abrazos no balazos”: cómo el Entendimiento Bicentenario cambia estrategia de AMLO

México logró posicionar sus intereses en el combate a la delincuencia, pero no puede desligarse de ir contra redes criminales, ya sea en el ámbito financiero, la vigilancia de aduanas o de quienes proveen de precursores químicos para la fabricación de fentanilo, y en todo ello también se prevén reacciones violentas

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador redireccionó su política de seguridad para abandonar la Iniciativa Mérida, que buscó el combate frontal a cárteles de la droga, pero aún con la sustitución de ese acuerdo mediante el Entendimiento Bicentenario, debe cambiar su estrategia para atacar la inseguridad y la violencia con un enfoque más complejo.

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, ha argumentado que el Entendimiento Bicentenario contempla más acciones que solo arrestar a capos, debido a componentes en salud pública o en las redes financieras. Sin embargo, el especialista en relaciones de seguridad México-Estados Unidos, Raúl Benítez Manaut, comentó en entrevista que el acuerdo es una actualización de la Iniciativa Mérida.

“El plan no tiene nada nuevo, es reafirmar cosas que ya han estado diciendo y haciendo los dos gobiernos. Lo nuevo es la reafirmación de la voluntad política de las dos partes.

“Esto ayuda mucho a la estabilidad económica del país, porque el gobierno está reafirmando su compromiso con Estados Unidos, porque las empresas siempre tienen miedo de que el presidente esté tomando decisiones medio bolivarianas”, comentó en entrevista el sociólogo e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Analistas consultados porInfobae México reconocieron que México logró posicionar sus intereses en el nuevo acuerdo binacional con el gobierno de Joe Biden, como detener el tráfico de armas o temas de desarrollo económico inclusivo; ahora la relación no se fijó en términos de la guerra. Pero también los estadounidenses reafirmaron sus inquietudes.

“Me parece un golpe de timón muy importante que ha dado el gobierno de México derivado de resultados muy nefastos con la Iniciativa Mérida, y por primera vez hemos armado un equipo que pone sobre la mesa sus prioridades, no solo estar enmarcado en lo que quiere Estados Unidos”, dijo Guadalupe Correa Cabrera, analista en Seguridad Nacional.

Ejemplo de ello es el objetivo en la reducción de homicidios en el país, que ronda las 100 mil víctimas durante el mandato de López Obrador. De ahí que será establecida una plataforma de prevención en comunidades vulnerables, así como una fuerza de tarea para atender asesinatos de alto impacto vinculados con el narco y con la cual se faciliten investigaciones y enjuiciamientos.

La última estrategia del gobierno mexicano fue volver a los llamados 50 municipios de atención prioritaria que concentran la mitad de ejecuciones en este año. Sobre las mesas de seguridad y paz que consisten en reuniones matutinas tampoco han destacado grandes cambios para frenar este índice de violencia. Como tampoco se ha visto una evaluación de impacto con programas sociales en zonas de narcoguerra.

López Obrador heredó una espiral de violencia, es cierto, pero no ha podido disminuirla”, apuntó David Saucedo, consultor en temas de seguridad pública.

Otro de los enfoques estará en quienes proveen de precursores químicos para la fabricación de fentanilo y metanfetaminaEstados Unidos vive en alerta desde 2017 por las cifras históricas en muertes de sobredosis causadas por opioides sintéticos que envían el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), principalmente.

Tan solo en 2020 fueron 93 mil fallecimientos por narcóticos, un incremento del 30% con respecto a 2019. Y el 75% de esos decesos tuvieron relación con pastillas falsificadas de fentanilo. Entre enero y septiembre se han asegurado más de 9.5 millones de píldoras, mucho más que en 2020 y 2019 juntos, con un aumento del 430% desde hace dos años.

Desde mayo de este año, la Secretaría de Marina Armada de México se comprometió a elaborar una reforma para perseguir empresas importadoras de precursores químicos y hasta la fecha no se han visto mayores avances.

Con el Entendimiento Bicentenario se buscará integrar un grupo binacional para estandarizar protocolos y regulación de sustancias de doble uso, cuyo objetivo será prevenir la fabricación de fentanilo y metanfetamina en los llamados narcolaboratorios.

Ambos países no pueden desentenderse de la desarticulación de organizaciones criminales, las cuales operan en el ámbito transnacional y tienen capacidades monetarias para corromper autoridades de la base hasta el más alto nivel; así como alcances para comprar armas de grueso calibre.

López Obrador ha destinado gran parte de recursos públicos en programas sociales como becas a jóvenes, porque está seguro que eso limitará capacidades del crimen organizado para reclutar sicarios, halcones y narcomenudistas. Aunado a la militarización en seguridad pública con la Guardia Nacional, dirigida por miembros de las Fuerzas Armadas.

Si bien se plantea un combate coordinado en diferentes dimensiones, David Saucedo explicó que el desmantelamiento de cárteles puede tener consecuencias dramáticas en México, como se ha visto en el pasado. No queda clara la ruta que habrá de pasar por detenciones y que, al mismo tiempo, se desarrolle sin hechos de violencia.

“Si el día de mañana cayera Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, líder del CJNG, seguramente habría una disputa sucesoria al interior del cártel. Su narcoimperio se va a dividir, el cártel se escindiría y habría jefaturas de plaza en diversas regiones”, advirtió el analista.

Uno de los resultados de la Iniciativa Mérida fue la fragmentación de grupos delictivos que al paso de los años han agudizado y mantenido la violencia, pues estos remanentes son más aguerridos en la defensa de sus territorios y se resisten a perder el negocio local.

Debido a que la permanencia del crimen también depende de la ubicación geográfica y los recursos a su alcance. Si están asentados en zonas mineras o en la frontera, aprovechan para extorsionar empresas, robar metales o contribuir al tráfico de personas. Si se encuentran en zonas boscosas es propicia la tala ilegal de maderas preciosas, tal como ha explicado Correa Cabrera para este medio sobre el modelo extractivista auspiciado por los Zetas.

“Tienen que cooperar, pero tienen capacidades diferentes, aunque el presidente quiera combatir al crimen organizado no tiene las fuerzas de seguridad para hacerlo”, agregó Benítez Manaut sobre la dependencia mexicana de su vecino del norte.

El Entendimiento Bicentenario también incluye el combate a redes transnacionales dedicadas al tráfico ilegal y trata de personas, es decir, aquello relacionado con el flujo migratorio. Se trata de una actividad en que participan facciones locales como en Tamaulipas el Cártel del Golfo.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), encabezada por Santiago Nieto, será más relevante para debilitar operaciones, congelar cuentas o identificar a los actores ilícitos que sostienen la estructura económica de los grupos criminales. Con AMLO, ese eje ya había resaltado y ahora se busca una cooperación más cercana.

Los especialistas coincidieron en que todavía falta conocer qué alcances tendrá el nuevo acuerdo binacional, pues apenas se han señalado las bases. Aún quedan por ver anexos, documentos de implementación y operatividad, pero sobre todo, cuánto dinero será destinado para cada área y, si en su caso, ese recurso fluirá en los tiempos definidos sin desconfianza de que pueda ser mal gastado.

INFOBAE

RELATED ARTICLES