Italian Trulli
HomeEsMichoacanMexicanos cambian de preocupaciones: del Covid a la salud mental

Mexicanos cambian de preocupaciones: del Covid a la salud mental

En México, el presupuesto destinado a la salud mental es apenas del 2.4% del total para salud en general; las consultas en línea van al alza.

La pandemia de Covid-19 no sólo ha cobrado la vida de 4.5 millones de personas en el mundo, sino que ha posicionado el tema de la salud mental y emocional en el centro de las preocupaciones, como otra de las secuelas que va a dejar.

Ante esto, la categoría de psicología se posiciona como la más buscada para tomar consultas en línea, seguida por nutrición, endocrinología, medicina general y pediatría, de acuerdo con datos de Doctoralia.

“Cuando comenzó la pandemia los pacientes buscaban mucho a médicos internistas, neumólogos, medicina familiar y todo lo relacionado con el Covid-19. El año pasado por seis meses, era muy clara la tendencia pero hace unos meses comenzó a apuntar para la salud mental, comenzó a ser un tema muy importante para los mexicanos”, explicó Ricardo Moguel, director general de Doctoralia para México, Colombia y Argentina en entrevista para Forbes México.

Asimismo, la pandemia de Covid-19 posicionó las consultas médicas como una de las herramientas preferidas para buscar ayuda profesional; en el caso de la plataforma Doctoralia, al mes se registran 13,000 citas mensuales y cuentan con un tráfico de 5 millones de visitantes.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la mayoría de los países de América Latina no cuentan con suficiente financiamiento para integrar la salud mental en sus planes contra el Covid-19, a pesar de que 29 naciones de la región han mostrado interés por abordar estos padecimientos.

“Los países tampoco han podido dotar con personal suficiente a sus servicios de salud mental, por lo que la atención puede estar más fuera del alcance que nunca: la psicoterapia, el apoyo a los trastornos por abuso de sustancias psicoactivas y el acceso a los medicamentos se han visto sumamente interrumpidos y no están disponibles para muchos que los necesitan urgentemente”, declaró Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS.

En México, el presupuesto destinado a salud mental es apenas del 2.4 % del total para salud en general, en comparación con los países de ingresos altos donde se posicionan en un 5.1%.

“En términos prácticos, esto significa que los servicios de atención de salud física y mental deben prestarse de forma integrada, y que el porcentaje de gasto asignado a los servicios de salud mental debe ser proporcional al porcentaje de su carga atribuible“, precisó la OPS a través de un informe.

FORBES

RELATED ARTICLES