Se reúnen los presidentes de las comisiones de Presupuesto y Hacienda con el secretario de Finanzas y Administración, Carlos Maldonado Mendoza

Michoacán ya no puede permitirse daños colaterales como el cierre de empresas y la pérdida de empleos por los colapsos en el sector educativo, por lo que es necesario asumir con toda seriedad la alternativas que se tienen para evitar tal escenario, subrayó el diputado Norberto Antonio Martínez Soto, presidente de la Comisión de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública de la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado.

Este viernes el legislador de extracción perredista junto con el presidente de la Comisión de Hacienda y Deuda Pública, Arturo Hernández Vázquez, sostuvo una reunión con el secretario de Finanzas y Administración del Estado, Carlos Maldonado Mendoza para analizar la situación financiera que priva en Michoacán de cara a la falta de respuesta del Gobierno de la República sobre la federalización de la nómina educativa.

El diputado por el Distrito de Hidalgo reconoció que hablar de la contratación de deuda siempre conlleva un costo político ya que nunca es bien recibido por la sociedad, sin embargo recalcó que la vara política no debe ser la que mida en estos momentos la seriedad de problema que enfrenta Michoacán y la solución más viable.

“Los meses continúan transcurriendo sin que hasta el momento veamos una respuesta seria, sobre papel, con planteamientos legales formales por parte del Gobierno Federal para atender el problema educativo y el planteamiento para la federalización de la nómina, frente a este escenario y al hecho concreto de que el estado no cuenta con recursos para hacer frente al pago de nómina a partir de la próxima quincena, lo más correcto es hacer frente al asunto por más doloroso que pueda resultar la contratación de un empréstito”.

Tony Martínez Soto recordó que Michoacán año con año arrastra un déficit de cinco mil millones de pesos generado por los gastos en el sector educativo, lo que ha puesto en el filo del abismo a las finanzas estatales.

“No podemos apostar por la espera o la esperanza para que la Federación reaccione, no podemos exponer al Estado y a los michoacanos a que más empresas sigan cerrando y se pongan en riesgo más empleos, por lo que las determinaciones que se tomen, por más duras que resulten no pueden ser postergadas”, puntualizó.