Uno de los más icónicos representantes de la lucha libre mexicana falleció a los 73 años. “El Perro Aguayo” murió cuatro años después de que su hijo perdiera la vida trágicamente en plena función en Tijuana.

La noticia se dio a conocer a través de Facebook por sus familiares, en una publicación en la que da detalles del funeral del carismático gladiador, quien vivió su auge en la década de los 80 en México.

Fuente: infobae