El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no comparte el punto de vista del exdirector del IMSS, Germán Martínez, y aunque lamentó su salida del IMSS dijo que “afortunadamente hay muy buenos servidores públicos en el equipo y vamos a sustituirlo”.

Este martes, Martínez hizo pública su renuncia como titular del instituto luego de denunciar que funcionarios de Hacienda tienen “una injerencia perniciosa” en la operación del instituto lo que dijo pone en riesgo la prestación de sus servicios de salud.

“El Presidente del Gobierno de México proclamó el fin del neoliberalismo, pero en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el ‘cargo’ que el ‘encargo’”, dijo Martínez Cázares en una carta.

López Obrador dijo a reporteros al su llegada a Veracruz, que la Secretaría de Hacienda tiene que participar en todo lo que corresponde al Seguro Social, al ISSSTE y al gobierno federal, aunque se trate de organismos descentralizados y autónomos.

“Yo soy muy ortodoxo muy respetuoso de las decisiones que toma Hacienda. Ellos tienen una política, tiene que cuidar que no haya déficit es decir que no haya deuda que las finanzas estén sanas, esa es su función y yo respaldo esa política de Hacienda”.

Negó que se estén poniendo en riesgo lo servicios de salud en el IMSS como dijo el ahora exdirector del IMSS en su carta.

López Obrador señaló que Germán Martínez quería tener más independencia en las decisiones financieras.

El mandatario dijo que el IMSS seguirá funcionando y aclaró que no hay rompimiento con el también senador por Morena y que quedaron en buenos términos. “Somos libres (…) no se puede tener a nadie a la fuerza, hay que trabajar a gusto. No comparto su punto de vista”.

Fuente: msn.com