En un esfuerzo conjunto del Gobierno de México y 15 dependencias federales, se trabaja arduamente en erradicar el robo de combustible, al interior y fuera de la empresa.

No hay desabasto de gasolina y diésel.

Por mandato del Gobierno de México, Pemex enfrenta el robo de combustible con medios de transporte más seguros y cambios en la logística de entrega.

Aunque se han generado retrasos en la distribución, hay suficiente producto para cubrir la demanda.

Evita compras extraordinarias, la distribución se normalizará lo más pronto posible.

Contra el robo y la distribución ilegal y por el rescate de la soberanía.

​Denuncia el robo de hidrocarburos al teléfono 01 800 228 9660 o al correo electrónico ​​​vigilante@pemex.com​