El diputado Juan Martín Espinoza Cárdenas (MC) planteó que las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud, en coordinación con las autoridades educativas de escuelas públicas y privadas, lleven a cabo una valoración obligatoria anual del estado de salud y nutricional de los alumnos, con el fin de detectar y prevenir alguna enfermedad a tiempo.

En una iniciativa para reformar el artículo 66 de la Ley General de Salud, remitida a las comisiones de Salud y de Educación, afirmó que las niñas, niños y adolescentes son una población de alto riesgo para la adquisición de hábitos y prácticas que conducen al surgimiento de enfermedades no transmisibles en la vida adulta; por ello, es necesario prevenirlo desde la edad temprana.

​Señaló que uno de los principales problemas a nivel mundial es el de las denominadas enfermedades no transmisibles (ENT) y las graves consecuencias que tienen para la salud, la calidad de vida y la viabilidad financiera de los sistemas de salud, debido al impacto económico de su tratamiento.

Refirió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define a las ENT como aquellas que “no se transmiten de persona a persona; son de larga duración y por lo general evolucionan lentamente”. Los cuatro principales tipos son: cardiovasculares (como ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares), el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas (como la pulmonar obstructiva crónica y el asma) y la diabetes.

Entre las causas que generan mayor prevalencia de dichas enfermedades están la inactividad física, la exposición al humo de tabaco o el uso nocivo del alcohol, así como una alimentación incorrecta o dieta malsana, aunado a que no son detectadas de manera oportuna y, por tanto, el tratamiento para combatirlas es tardío o inefectivo, indicó.

Las ENT pueden ser combatidas mediante la modificación de hábitos nocivos, la sustitución de estos por prácticas saludables y la detección de los padecimientos en sus estadios iniciales, pues se ha demostrado que la carga de estas enfermedades se puede reducir considerablemente si se aplican de forma efectiva y equilibrada medidas e intervenciones preventivas y curativas, expuso.

Consideró que la falta de valoración médica oportuna de las ENT repercute de manera importante en la salud y calidad de vida presente y futura de las niñas, niños y adolescentes, situación que constituye un gran reto para las autoridades sanitarias y cuya atención urgente es ineludible para disminuir este problema de salud pública.