Los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad hacia el logro de un futuro sostenible exigen una atención prioritaria al desarrollo rural. (OEI, 2018)

Por ello, la SAGARPA se transforma en Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, para enfocarse en el cambio social –erradicar la pobreza y el hambre, conseguir la educación universal, la igualdad entre los géneros, reducir la pérdida de biodiversidad y otros recursos medioambientales, etc.- y crecimiento económico que tiene por finalidad el progreso permanente de la comunidad y de cada individuo integrado en ella.

Asimismo, y considerando que el principal objetivo del desarrollo rural es la reducción de la pobreza rural debemos destacar la función de la agricultura (FAO, 2001) y establecer una estrategia nacional para acercarnos tanto a lo establecido en la normatividad como con el carácter decisivo que tiene lo rural en el desarrollo económico y social del país.

Por lo anterior la SADER, enfoca su estrategia de rescate al campo acompañada de inversión pública, rediseño de programas, lineamientos de operación y un programa de trabajo dirigido a incrementar de manera sostenible las actividades económicas de los productores en el medio rural que contribuyan a mejorar el ingreso de esta población.

Así la SADER actuará con responsabilidad en el ejercicio del gasto público, buscando hacer más con menos, y que los recursos tengan un uso eficiente, honesto, transparente, con cero corrupciones y rendición de cuentas, lo que permitirá potenciar una agricultura más productiva, sustentable e incluyente.