El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, señaló recientemente que es durante la niñez cuando se aprenden de manera más fácil normas sociales y se adquieren valores como la solidaridad y el sentido de justicia. Por desgracia, en la actualidad, los medios de comunicación favorecen las relaciones interpersonales competitivas desleales, agresivas e insolidarias.

“Por Ia situación que vivimos, es preciso encontrar formas para fomentar pensamientos y actitudes con valores que puedan ser vistas por los niños como algo cotidiano en este mundo”, afirma la organización.

María Buxarrais, profesora titular de la Facultad de Pedagogía de la Universidad de Barcelona, explica que la justicia y la solidaridad son dos valores complementarios. La justicia significa igualdad y libertad, aunque ser justo también implica ser tolerante. Ambos facilitan el reconocimiento de la dignidad de cualquier estilo de vida.

La especialista destaca también que para la mayoría de los niños es difícil comprender los deseos y necesidades de otros. Así que es indispensable saber transmitirles el sentido de la igualdad a través de la búsqueda constante de acuerdos para evitar conflictos.

Para lograr que los niños cultiven valores, la profesora Buxarrais aconseja a los padres Ia lectura conjunta de historias, novelas y relatos, de acuerdo a la edad de cada pequeño. Con la finalidad de potenciar su creatividad, incentivarles a imaginar un mundo mejor y más justo.