Italian Trulli
HomeEsMichoacanUN MONSTRUO POLICIAL

UN MONSTRUO POLICIAL

Juan Antonio Pineda Sánchez

La facilidad con la que se interpretó que la policía preventiva puede asumir la investigación produjo “cuerpos de investigación científica” en algunas Secretarías de Seguridad. El presupuesto que necesita el Ministerio Público, que incluye fiscales, peritos y policías ministeriales se traslada a un cuerpo incompetente, inepto, que a la vez lo corrompe.

¿Qué ha producido? Corrupción, robo, control de delincuentes con fines de lucro, pérdidas de los indicios con fines comerciales, detenciones ilegales, negociación de las causas penales, tortura de detenidos. Claro, la policía preventiva actúa y luego entrega a la policía ministerial. La ministerial se encuentra con el problema de investigar el hecho por el cual se detiene al imputado y el hecho por el cual el detenido termina en ofendido por saqueo, tortura, extorsión, coacción, amenazas, etc. El sistema acusatorio nos ha agarrado ingenuos. La función de la policía preventiva en el lugar del hecho o del hallazgo solo puede ser de custodia y, como lo exige la Ley, someterse a la policía ministerial, pericial y al Ministerio Público. Si rebasa su función debe dar cuenta al Ministerio Público. El MP debe controlar su actividad y, como lo exige la Constitución Política (Cfr: art. 16) recibir al detenido inmediatamente y controlar la investigación que haya realizado (Cfr: art. 21). Lo contrario es ingenuidad.

La negligencia del MP en esta materia ha permitido el atraso de la puesta a disposición y, con ese atraso, muchas violaciones de derechos humanos de los detenidos.

En mi amado México se sigue golpeando a los que son más rectos, mientras que a los torcidos se les sigue dejando tranquilos, lo han convertido en un lugar donde hacer lo correcto puede ser algo muy peligroso, por eso solo son capaces de ser íntegros en el servicio público quienes han aprendido a ser más fuertes que sus miedos. A pesar de lo anterior, les recuerdo a “todos ustedes”, que aquí y en China, el más justo de los jueces sigue y seguirá siendo ese llamado tiempo…

RELATED ARTICLES