En Michoacán se tiene particular preocupación sobre este asunto por existir miles de paisanos que diariamente “se la juegan” en ese país

Es urgente una mayor firmeza del Gobierno Mexicano en torno a la caza y persecución de mexicanos en Estados Unidos, situación que se ha agravado no sólo contra aquellos que tienen una condición migratoria de ilegales en ese país, sino que ahora amenaza a aquellos que cuentan con su documentación en regla, apuntó el diputado Antonio Soto Sánchez, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado.

El diputado integrante de la Comisión de Derechos Humanos consideró que el Estado Mexicano deberá asumir acciones inmediatas que tiendan a inhibir la política de acoso a nuestros connacionales, quienes son multivictimizados no sólo por haber salido de su país de origen para mejorar sus condiciones de vida, sino también por la discriminación y persecución de la que son objetos.

“La persecución del gobierno de Donald Trump ya no sólo será contra los migrantes indocumentados, sino que ahora abarcará a los que cuentan con documentos y que serán penalizados si dependen de los programas públicos como cupones de alimentos y viviendas subsidiadas por el Gobierno”.

Antonio Soto señaló que frente a la preocupante situación contra los mexicanos que se encuentran en el vecino país del norte, existe una postura tibia y “agachona” por parte del Gobierno de la República, el cual hasta el momento ha mostrado falta de energía y carácter para condenar y actuar la persecución de nuestros connacionales.

Recordó que en Michoacán se tiene particular preocupación sobre este asunto por existir miles de paisanos en Estados Unidos que diariamente “se la juegan” trabajando en ese país, para sacar a sus familias adelante y procurarles niveles de desarrollo que no logran en su lugar de origen.

En ese sentido, señaló que la solidaridad y el respaldo de las y los mexicanos, y de sus autoridades debe ser absoluto, con plena entrega y determinación, pues la omisión implica irresponsabilidad y el dar la espalda a nuestra propia gente.